Versión web

Arquitectura

Frontón México, un espacio con historia y tradición

En el corazón de la colonia Tabacalera se encuentra este recinto cultural con más de 80 años de historia.

Arquitectura: Teodoro Kunhardt y Joaquín Capilla
Restauración: Moyao Arquitectos

El tiempo ha pasado y la colonia Tabacalera ya no luce como solía hacerlo a mediados de los años veinte, pero en su corazón, se encuentra un edificio que parece suspendido en el tiempo. Se trata de Frontón México, un recinto cultural que abrió sus puertas por primera vez en 1929 para convertirse en la capital mexicana del Jai Alai o pelota vasca.

Construido por los arquitectos Teodoro Kunhardt y Joaquín Capilla, este edificio es un digno representante de la corriente Art-Déco que fuertemente influyó en la arquitectura mexicana de inicios del siglo XX.

En su época de esplendor, este inmueble de 3.000 metros cuadrados fungió como escenario para la película La noche avanza del director Roberto Gavaldón. Además, fue un popular punto de encuentro para la aristocracia de la Ciudad de México.

Frontón México, un espacio con historia y tradición

Su declive fue paulatino y en 1996, debió clausurarse a causa de una huelga que lo lleva a permanecer en silencio por más de 20 años. 

Tras un largo periodo de hibernación, en 2015 comenzaron las obras de restauración a cargo de José Moyao López de Moyao Arquitectos, que buscó respetar la esencia del edificio y revitalizarlo para adaptarse a las necesidades modernas de la sociedad. La cancha de Frontón México puede albergar diversos eventos como conciertos o conferencias debido a su flexibilidad espacial, pues las gradas ahora son retráctiles y los acabados en paredes y cubierta mejoran la acústica.

Actualmente, Frontón México se ha posicionado nuevamente como un punto de encuentro para el deporte y la cultura, brindando una atmósfera renovada a la colonia Tabacalera que poco a poco ha retomado espacios históricos para ofrecer nuevas propuestas de entretenimiento.