Versión web

Arquitectura

Vida elevada, una residencia en Miami que despierta los sentidos

Diseñada para resistir a los cuatro elementos, esta casa expresa un rigor modernista y refleja una arquitectura sensorial.

ARQUITECTURA: RENE GONZALEZ ARCHITECTS

Para el arquitecto René González —que encabeza su des- pacho desde 1997 en Miami—, un edificio está vinculado con su entorno cultural y natural más allá de sus fronteras físicas. Influenciado por factores externos como el cielo, el agua, la vegetación y la actividad humana, todos los proyectos de René González reflejan su creencia en la conexión estrecha entre naturaleza y arquitectura.

Situada en la efervescente Miami Beach, esta residencia de vacaciones —concebida para un cliente que vive la mayor parte del año en un clima más frío— se eleva sobre pilotes para responder al serio problema del aumento del nivel del mar. Cada vez más importante en Miami, esta amenaza requiere respuestas concretas tanto de la ciudad (que está invirtiendo millones de dólares en estaciones de bombeo y en la elevación de las calles) como de los arquitectos que deben idear soluciones y respetar ciertas reglas para construir viviendas privadas. Por ejemplo, para los proyectos residen- ciales, se necesita instalar rompeolas y diseñar los espacios de vida a un nivel más alto que el suelo.

Vida elevada, una residencia en Miami que despierta los sentidos

(Leer más: Romper paradigmas, una impotente residencia geométrica en Brasil)

Extendida en una superficie de 325 metros cuadrados, esta vivienda cuenta con un jardín tropical y áreas de estacionamiento y de almacenaje en la planta baja —debajo de los espacios de vida que fueron construidos de forma elevada, gracias a pilotes que los sostienen—. Métodos antiguos fueron empleados para proporcionar seguridad a los mora- dores en caso de tormentas, huracanes o inundaciones. Por ejemplo, los indios Seminole de Florida utilizaban este tipo de técnicas en los años de 1800, para proteger sus cabañas del sol y el agua, y para contar con una mejor ventilación. De igual forma, las casas flotantes Stiltsville, construidas sobre el agua en Biscayne Bay (Miami) en los años 1930 y 1940, fueron otra fuente de inspiración para este proyecto.

Además de ofrecer una solución práctica, el diseño de esta residencia contribuye a dar la sensación de estar alejado del bullicio del barrio urbano donde se ubica. Una escalera de bronce retráctil lleva a la zona de la larga piscina en forma estrecha. En este mismo nivel, se descubren también las áreas de vida interiores, accesibles por medio de pasarelas de metal.

Vida elevada, una residencia en Miami que despierta los sentidos

(Leer más: El encanto de una antigua casa griega)

El vidrio, el acero, la piedra y el concreto aparente se mezclan a través de este proyecto donde René González borró los límites entre paisaje construido y paisaje natural, creando una ambigüedad intencional entre lo interior y lo exterior.

La paleta de colores —mayormente gris—, los ángulos arquitectónicos rectos y los materiales utilizados en su estado bruto componen una personalidad potente, cruda y honesta en los espacios donde las escaleras —como suspendidas en el aire— parecen visualmente ligeras. Diversos elementos de vidrio y superficies reflexivas, como el comedor junto a dos grandes obras de arte, originan efectos con la luz natural y artificial en las distintas áreas de la casa.

Vida elevada, una residencia en Miami que despierta los sentidos

(Leer más: Las iglesias arquitectónicas más impresionantes)

Para René González, la arquitectura debe ser una experiencia sensorial. Esta filosofía destaca claramente en esta vivienda, en la que es difícil saber en qué punto termina la intervención del arquitecto y dónde empieza el entorno. Evocar emociones fuertes a través del espacio y cambiar las percepciones son dos resultados —entre otros— logrados de forma armoniosa y teatral por el arquitecto René González. 

Vida elevada, una residencia en Miami que despierta los sentidos

(Leer más: Acentos de color en Sao Paulo por Pascali Semerdjian Arquitetos)

Vida elevada, una residencia en Miami que despierta los sentidos