Versión web

Arquitectura

Así fue la transformación de esta antigua casona a departamentos

En el corazón de la Ciudad de México, una residencia de 1925 fue restaurada para alojar apartamentos contemporáneos con alma.

PROYECTO: Pablo Pérez Palacios + Alfonso de la Concha Rojas, Miguel Vargas, Andrés Domínguez, Juan Huicochea, Justino Torres y Nancy Estévez

En la capital mexicana, la colonia Roma seduce por sus edificios históricos, que cuentan muchas historias, plasman personalidades interesantes y resguardan un gran valor en cuanto a diseño. Construido en una superficie de dos mil 90 metros cuadrados, uno de ellos ocupa el número 55 de la avenida Monterrey, que en el siglo XIX albergaba las residencias majestuosas de la élite intelectual. Después de un periodo de urbanización intenso en la época moderna, que resultó en el deterioro de numerosas casonas antiguas —en particular a finales de los años setenta—, se han desarrollado proyectos de restauración con mayor frecuencia en la Ciudad de México, para rescatar estas joyas arquitectónicas y ofrecerles una nueva vida.

Leer más: 41 maneras fáciles de mejorar tu departamento u hogar de alquiler.

La escalera principal de madera es la original, y conecta los distintos niveles de la casona.
De varios tamaños, los departamentos fueron concebidos con un plano abierto.

Pablo Pérez Palacios —quien encabeza su despacho PPAA (Pérez Palacios Arquitectos Asociados)—, Alfonso de la Concha Rojas, Miguel Vargas, Andrés Domínguez, Juan Huicochea, Justino Torres y Nancy Estévez trabajaron mano a mano para reinventar los espacios interiores de Monterrey 55.

Desde la calle se observa la fachada clara del edificio de 1925 que alberga una planta baja y dos pisos de origen. Esta área corresponde al 60 por ciento del lote. En el 40 restante, se diseñó una nueva torre de ocho niveles, que destaca por su estructura de acero ligero y su fachada de cristal, cuya parte superior se observa arriba del edificio histórico.

Leer más: 5 plantas para perfumar naturalmente tu hogar.

El pasado de este proyecto se modificó para adecuarse al siglo XXI.
Detalles arquitectónicos históricos, como las molduras, se combinan con las piezas de arte y de mobiliario contemporáneas.

“Una de las principales metas fue recuperar y restaurar los elementos originales de la casona”, comentó el equipo de Pérez Palacios Arquitectos Asociados. La entrada, la sublime escalera principal de madera de tres pisos pintada en blanco y el tragaluz central de la propiedad, son tres ejemplos de la importancia que los arquitectos dieron a la preservación de la historia del lugar.

Hoy, la casa de principios del siglo XX se divide en dos departamentos en los que la distribución original fue conservada. La nueva torre reúne cuatro estudios de una habitación, cuatro departamentos de dos plantas con tres habitaciones cada una, y un departamento de una planta con dos recámaras, ofreciendo varias opciones para distintos tipos de inquilinos.

Leer más: Un departamento en el corazón de Londres donde la moda, el diseño y el arte se encuentran.

La luz natural entra en abundancia en los espacios interiores.
La selección restringida de muebles, accesorios decorativos y obras, da amplitud al espacio.

Además, los moradores de los 11 departamentos pueden disfrutar de la terraza situada en la azotea de la casa, que fue transformada para adaptarse a un estilo de vida contemporáneo.

Según los miembros de Pérez Palacios Arquitectos Asociados, uno de los elementos más importantes para concebir un proyecto, consiste en tomar como base "un entendimiento sobre la relación que establecemos con el espacio que nos rodea, dando el mismo peso a la masa construida que al vacío o al espacio que se define sin construir”.

Leer más: 12 de los edificios más bellos que desafían la gravedad.

Las tonalidades de este proyecto son sobrias para crear un look elegante y atemporal.
La antigua casona por un tiempo funcionó como oficinas, y hoy aloja departamentos.

En el interior de los departamentos, las molduras y el parquet brindan elegancia. Las amplias ventanas enmarcadas en negro y con curvas en la parte superior dejan entrar mucha luz natural. Los tonos son mayormente claros y hay pocas piezas de mobiliario, lo que crea una estética depurada y una atmósfera apacible que protege del caos urbano del exterior.

“En PPAA somos guiados por una construcción de ideas, no de formas. Concebimos la arquitectura a través de los sentidos y de la experiencia”, finalizó el arquitecto Pablo Pérez Palacios.

Leer más: Consejos para usar a tu favor los colores neutros en tu sala de baño.

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.