Versión web

Diseño

Quayside, el vecindario del futuro

El futuro está más cerca de lo que se cree en esta ciudad inteligente que Google está desarrollando en Toronto, Canadá.

El gobierno canadiense en colaboración con Sidewalk Labs -una empresa de Google que se dedica a implementar tecnología innovativa para transformar ciudades en ciudades inteligentes- firmó un acuerdo para transformar Quayside, un distrito en Toronto y convertirlo en el primer vecindario construido "desde internet". 

Idealmente cuando se termine el proceso de implementación, Quayside pasará de ser un vecindario de ritmo lento a una súper ciudad que se auto controlará a través de múltiples sensores que conectarán cada rincón de este vecindario al Internet de las Cosas

Sidewalk esboza un vecindario donde los vertederos de basura sean inteligentes y separen los materiales reciclables, donde los sensores meteorológicos podrán detectar una tormenta o calentar una acera para que se derrita la nieve durante invierno. Aquí, las señales de tráfico podrían autocalibrarse para aliviar la congestión de peatones durante eventos públicos, o para aliviar el tráfico de vehículos durante las horas más caóticas.

Todo esto será posible gracias a la recolección de datos, pues la información que recojan dichos sistemas retroalimentarán a la ciudad, optimizando sus propias operaciones mes con mes.

Pero ante la reluciente propuesta tecnológica que el futuro nos plantea también hay grandes incógnitas y hoyos negros, pues de acuerdo con la opinión de los expertos, el rastreo y recolección de datos en tiempo real puede convertirse en una verdadera amenaza para los ciudadanos al no saber quien puede acceder a su información personal.

Si bien es cierto que la tecnología bien aplicada puede incrementar la calidad de vida de una sociedad, ayudar a solucionar los problemas de vivienda y de tránsito, también es cierto que la tecnología suele crecer a un paso mucho más acelerado que la comprensión de los gobiernos ante esta. Por lo que será más que fundamental que los altos mandos comprendan cómo quieren utilizar a su favor estas tecnologías y realicen un plan de crecimiento de la ciudad donde se implementará, de esta forma podrán tomar el liderazgo de los proyectos antes de que las grandes empresas tecnológicas les aventajen.