Versión web

Diseño

Un departamento barcelonés con alma millenial

Extendido una superficie de 175 metros cuadrados, este hogar refleja los gustos polifacéticos de sus moradores a través de un juego de contrastes y equilibrios.

Diseño interior: Egue y Seta

Los propietarios de este departamento situado en Barcelona –una joven pareja de origen neerlandés– quisieron divertirse a través del diseño interior. El equipo de Egue y Seta los ayudó a plasmar su visión creativa y original en los espacios que fueron organizados de una forma poco común y decorados con atmósferas distintas. 

Aunque los dueños no pertenezcan exactamente a esta generación, el look ecléctico de su departamento es de estilo millenial. 

Un departamento barcelonés con alma millenial

Suelos de mosaico hidráulico de origen y recuperado, vigas de madera y una bovedilla catalana se combinan con piezas de mobiliario contemporáneas y plantas en un esquema visual principalmente blanco y negro. Las áreas consideradas tradicionalmente como nobles (que dan hacia dos balcones) alojan un espacio doble que sirve a la vez para trabajar y leer: “una biblioteca que se ve versionada en blanco y negro en cada una de sus mitades y que alberga en cada uno de sus extremos, escritorios, mobiliario y butacas que permiten, ahí donde es necesario, el desempeño de las tareas para los que cada área ha sido concebida”, comentan los diseñadores de Egue y Seta.

Un departamento barcelonés con alma millenial

Flanqueado por dos patios de luz, el dormitorio de la pareja ocupa el centro del hogar. La cama –que mira hacia el vestíbulo de la entrada a través de un pequeño jardín interno separado del cuarto por una pared de vidrio enmarcada en negro– se apoya en una pared oscura que crea un efecto teatral. En la recámara de la niña donde los tonos son neutros y cálidos, cómodas vintage se mezclan perfectamente con una cuna ovalada de estilo nórdico y un asiento de bambú. 

Un departamento barcelonés con alma millenial
Un departamento barcelonés con alma millenial

En la parte más alejada de la calle (habitualmente dedicada a los espacios privados), se encuentra la sala-comedor-cocina que da a una terraza amplia y encantadora amueblada con piezas coloridas. El área de vida principal refleja perfectamente el concepto del proyecto que consiste en yuxtaponer todo tipo de telas, colores y materiales para finalmente reconciliar los opuestos. 

Un departamento barcelonés con alma millenial
Un departamento barcelonés con alma millenial
Un departamento barcelonés con alma millenial

(Leer más: Un santuario en la playa que revive los años dorados de Acapulco)