Versión web

Diseño

La nueva era del minimalismo

Lleva este estilo a tu hogar para crear espacios contemporáneos y apacibles.

Enfocarse en la calidad en vez de en la cantidad, así como usar líneas depuradas, colores sutiles y materiales naturales son principios clave cuando se trata del minimalismo en decoración. Últimamente, se está hablando de esta estética de París a Hong Kong, pasando por Los Ángeles y Nueva York. ¿Por qué se volvió una tendencia?

Una de las razones es que hoy, nuestras vidas muy ocupadas y cosmopolitas nos llevan a mudarnos varias veces, a diferencia de la generación precedente que solía quedarse en la misma ciudad y en la misma casa toda su vida. Además, la tecnología forma parte de nuestra rutina cotidiana, acelerando el ritmo cada vez más. En este contexto, mucha gente siente la necesidad de descansar en casa. Originalmente utilizado en los años 1960 para describir el trabajo de artistas estadounidenses como Robert Morris y Anne Truit, el minimalismo se caracteriza por una simplicidad extrema de las formas.

En nuestros hogares, se puede traducir de varias formas:

  • Utilizar líneas depuradas a través de la arquitectura y de los elementos del diseño interior como las piezas de mobiliario y los accesorios ayuda a crear una atmósfera apacible.
  • Favorecer la sensación de fluidez entre los espacios crea dinamismo y equilibrio al mismo tiempo, lo que permite relacionar cada área con la otra.
  • Ordenar su espacio y encontrar un propósito para cada cosa tenga su lugar es una buena forma de enfocarse en lo esencial, pues es importante definir por qué tenemos cada accesorio, mueble u obra y de qué forma cada uno tiene un papel en cuanto a funcionalidad o a estética.
  • Escoger una paleta monocromática o tonos suaves (como el gris o el beige), así como pocos materiales (como la madera) ayuda a crear un look and feel coherente y un ambiente que refleje una sensación de descanso. 

Sin embargo, minimalismo no significa neutro. Al contrario, este estilo permite ser creativo y audaz de varias formas como a través del uso de toques coloridos vivos o de algunos objetos esculturales para expresar una personalidad fuerte en un espacio minimalista.

Crear una atmósfera relajada, aérea y cozy que desprenda calma se alcanza gracias a los conceptos de sencillez y curación.