Versión web

Diseño

Así lucía el departamento donde vivió la diseñadora Coco Chanel en París

El edificio de 31 rue Cambon se convirtió en el epicentro del universo Chanel: tienda, probadores, taller y el exclusivo lugar en el que habitó la diseñadora.

La importante diseñadora Coco Chanel innovó con materiales, cambió las siluetas femeninas de la época y dotó de un nuevo carácter el universo del lujo y de la moda femenina. Su mano no sólo llegó hasta la ropa, sino a la joyería y perfumes -con el icónico Chanel No. 5-, y desde ahí trazó una emblemática carrera que es hoy un referente incluso para el diseño.

Por supuesto la vida personal de Gabrielle Chanel, nombre original de la diseñadora, no estuvo libre de las excentricidades, producto de una historia marcada por la pobreza, la orfandad, y el trato con las personalidades más exclusivas del arte y el poder. Por eso, a partir de su ascenso y consolidación como modista, su estilo se extendió a los lugares que habitó: desde La Milanaise, una villa en los alrededores de París hasta la habitación 202 del hotel Ritz.

((Leer más: ¿Por qué los millennials aman estar en casa?))

 

Así lucía el departamento de Coco Chanel en París

Sin embargo, uno de sus espacios más personales se consolidó alrededor del que fuera su bastión: la rue Cambon, donde abrió su primera tienda -en el número 21 de esa calle-, Chanel Modes, dedicada a los sombreros, hacia 1910. Pero tras el éxito y reconocimiento a su labor como modista, logró abrir una nueva boutique, ahora en 1918, en el número 31 de aquella calle. Este lugar fue particular por ser un edificio del siglo XVIII, acondicionado a las necesidades de Coco y sus particularidades.

((Leer más: Así lucían las majestuosas casas de María Félix.))

Originalmente, el inmueble era una casa urbana con un porche, pero Chanel lo transformó, enderezó los áticos e hizo una particular distribución por pisos. En la calle quedó la tienda, una discreta puerta de un edificio color blanco; el salón para presentar las colecciones se colocó en el primer piso. Luego, se situó una escalera art decó en forma de caracol tapizada de espejos que conducía al departamento de Coco, ubicado en el segundo nivel. Este diseño en los escalones permitía dar una sensación de infinito, además de que ella podía refugiarse en los peldaños superiores y ser partícipe de todo el desarrollo de las presentaciones a través de los reflejos. Y en el último nivel, se alojaron los talleres. Hoy se conserva de la misma forma la infraestructura de aquel sitio.

En particular, el departamento fue contraste de interiorismo con los diseños sencillos de Chanel. Más bien, es un espacio decorado de forma ornamental, con piezas de reminiscencia oriental (biombos Coromandel), figuras como animales colocados en pares (por un gusto particular por la simetría), cientos de libros y muchos simbolismos: leones, trigo, un espejo hexagonal -en referencia a la Place Vendôme- y hasta cojines son traza similar a la del bolso 255.

((Leer más: Las 25 cosas que debes tirar YA para tener un hogar más limpio.))

El sitio ha sido clasificado como ecléctico por su combinación art decó con diversos materiales, antigüedades del siglo XVII y XVIII, y objetos y esculturas. Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial, fue cerrado, igual que el taller y salón de exhibiciones del icónico 31 rue Cambon, pues Chanel se exilió en Suiza hasta 1954. Tras su vuelta a París, se instaló en la suite del Ritz, a solo una cuadra de la boutique, y vivió ahí hasta su muerte en 1971.
 

Así lucía el departamento de Coco Chanel en París