Versión web

Estilo de Vida

Daniel Nates

El reconocido chef mexicano nos comparte cómo la cocina y el color se convierten en un arte.

La carrera de Daniel Nates se ha basado en creer en la cocina como un lenguaje que busca provocar un efecto emocional en el receptor. Para él, su profesión se puede llevar a un nivel donde se estimulen todos los sentidos y la comida se aprecie como un arte.

Daniel Nates

En su propuesta mezcla a la perfección todos los elementos que él valora: el territorio poblano, la cultura mexicana, la naturaleza y sus colores, pero sobre todo, sabores intensos que reflejan ingredientes y lugares. “Cuando emocionas al comensal desde el primer instante y tocas fibras internas como la memoria, lo haces remontar a un lugar y tiempo determinado, o mejor aún, le generas un recuerdo con tu comida que permanecerá por mucho tiempo”, nos comparte.

La pasión del mexicano por esta disciplina surge durante su infancia, cuando ayudaba a su madre a realizar las recetas poblanas. Esta influencia hoy permanece en su cocina y se ha convertido en su sello personal, el cual se profundiza al mezclarlo con hierbas e ingredientes atípicos.

Platillo de Daniel Nates

Las características con las que Daniel Nates ha desarrollado su proceso creativo han tenido un gran impacto a nivel global, pues el chef ha logrado comunicar y exportar la cultura mexicana: “He tenido la oportunidad de cocinar en distintos países del mundo expresando los sabores y técnicas que más me gustan de mi cultura. Servir tamales en Moscú o tacos en Nairobi es de las cosas que más me emocionan”, confiesa.

Al tener como intención detonar emociones en los comensales, los colores son una parte crucial en su trabajo. “Son importantes porque te generan una idea del gusto que tendrá un platillo, además de estimular el apetito. Las tonalidades deberían de considerarse como parte fundamental de la experiencia culinaria, desde el espacio físico del restaurante hasta la creación y presentación de los alimentos”, nos explica Daniel, quien fue invitado en el último panel de creativos de Comex para el Programa de Tendencias ColorLife Trends.

Platillo de Daniel Nates

La trayectoria de este creativo nos muestra que sus vivencias tienen gran impacto en su trabajo, y su colaboración con Comex no fue la excepción: “Considero que esta experiencia fue un parteaguas en mi carrera; sentirme inspirado por otras personas tan apasionadas en lo que hacen fue invaluable. Darme cuenta de la importancia del color en la vida fue un descubrimiento vital en lo que hago.”, concluye emocionado.

Sin lugar a dudas Daniel, más que cocinar, logra composiciones llenas del carácter y colorido local que tanto lo han inspirado.