Versión web

Estilo de Vida

4 historias de amor en el mundo del arte, diseño y arquitectura

Celebra al amor como motor creativo con estas historias de parejas que encontraron inspiración en el trabajo que realizaron juntas.

Aunque comúnmente se concibe que las mentes creativas son egoístas y trabajan en solitario, está comprobado que cuando la inspiración parte del amor, difícilmente puede ser superada. Si bien las historias más conocidas de parejas de artistas son las de aquellos que protagonizaron relaciones tormentosas (como la muy visitada entre Frida Kahlo y Diego Rivera), el amor como impulso creativo está infravalorado y es poco reconocido en el presente.

En esta ocasión repasamos algunas historias de parejas cuyo romance fue un motor creativo que les llevó a crear mobiliario icónico que hoy sigue en tendencia, superar retos de diseño que parecían imposibles enamorándose en el camino y hasta sentar las primeras bases de una corriente arquitectónica. Conoce el legado de estas parejas y su historia de amor de por medio:

El amor como principio de creatividad

Charles y Ray Eames

La pareja estadounidense que influyó decisivamente en el diseño y la arquitectura moderna se conoció en la Cranbrook Academy of Art mientras ambos impartían clases. Juntos exploraron distintas técnicas novedosas con madera y otros materiales en busca de elementos tan innovadores como funcionales.

Ese afán compartido los llevó a fabricar piezas icónicas como el sillón Eames Lounge y la silla DSW, dos piezas obligadas en las firmas de mobiliario contemporáneas. No obstante, el punto más alto de su exitosa carrera en conjunto llegó mientras proyectaban el espacio que ambos diseñaron y compartieron cada día: la Casa Eames, un espacio moderno a base de acero y lleno de luz, con piso de madera y amplios ventanales ubicada en Los Angeles, que se convirtió en un referente del diseño con materiales prefabricados, mostraba un interiorismo ligero que provoca la adaptación de la casa al entorno natural.

Aunque ambos fueron cómplices creativos y exploraron juntos otras disciplinas como la fotografía y el cine, a menudo la obra de ambos es señalada como autoría única de Charles, omitiendo la importancia de la figura de Ray en las creaciones de la pareja. Los Eames cambiaron el diseño contemporáneo gracias a la pasión que compartían tanto profesional como personalmente.

Alison y Peter Smithson

Alison y Peter Smithson

El romance entre esta pareja de arquitectos y urbanistas británicos nació en la Universidad de Durham mientras ambos estudiaban durante la Segunda Guerra Mundial. Un año después de casarse en 1949 y después de renunciar a su trabajo como asistentes técnicos en Londres en busca de una aventura profesional que correspondiera a sus sentimientos, Alison y Peter abrieron su propio estudio, que tuvo como primer proyecto el campus principal de la Hunstanton School y habría de marcar el nuevo brutalismo como el estilo arquitectónico de sus creaciones.

Aunque durante su vida las críticas a sus obras fueron constantes e intentaron desprestigiar su trabajo en pareja, Alison y Peter se mantuvieron unidos y no dieron mayor importancia a ellas. A pesar de ello, el brutalismo pronto sucumbió ante la arquitectura moderna; sin embargo, obras como el edificio de The Economist en Picadilly Circus o el complejo habitacional de Robin Hood Gardens son testigos mudos de su romance creativo.

Disco de Oro Voyager

Carl Sagan y Ann Druyan

El romance entre el célebre científico y la escritora ganadora de un Emmy nació en 1977, después de que Carl Sagan reuniera a un equipo comisionado por la NASA para realizar el diseño de uno de los proyectos más ambiciosos en la historia de la exploración espacial: el Disco de Oro de las Voyager, un ejercicio de memoria y creatividad que tenía el objetivo de explorar el espacio exterior junto con dos satélites y ofrecer información relevante sobre la humanidad a alguna hipotética civilización extraterrestre.

Mientras el diseño de la cubierta contiene instrucciones pensadas para ser entendidas por una civilización inteligente y un manual de cómo reproducirlo, el disco contiene cerca de 90 minutos con música, saludos en distintos idiomas y sonidos propios de la naturaleza como un trueno, la lluvia, el latido de un corazón y otros fenómenos auditivos comunes en nuestro planeta, además de la transcripción auditiva de un encefalograma del cerebro de Ann.

Durante la realización de este proyecto, Sagan y Druyan se enamoraron y posteriormente se casaron. A más de 43 años de distancia, las Voyager siguen viajando más allá del Sistema Solar sin rumbo fijo, un recordatorio imperecedero del amor y la creatividad de ambos.

Parejas en el mundo del arte diseño y la arquitectura

Charles Rennie Mackintosh y Margaret Macdonald

A finales del siglo XIX, la urgencia por romper con los canones de la arquitectura y el diseño dio forma a la corriente conocida como Art Nouveau, cuyos inicios se pueden remontar al trabajo creativo de la pareja Mackintosh y Macdonald:

Charles Rennie Mackintosh era un hombre curioso que creaba mobiliario a partir de su habilidad para dibujar y su pasión por la acuarela. Por otro lado, Margaret Macdonald era una mujer que había renunciado a las ataduras de la época y exploraba las artes decorativas con sus hermanas en el Macdonald Sisters Studio.

Margaret y Charles se conocieron mientras tomaban clases de pintura en la Universidad de Glasgow y desde entonces, sus creaciones y la inquietud por hacer a un lado el formalismo de la época aparecieron en vitrales, muebles, puertas y edificios completos (como The Mackintosh House) anticipando el movimiento que cambiaría todo en la arquitectura y decoración: el Art Nouveau. Charles se decantó mayormente por la arquitectura, mientras Margaret se encargaba del interiorismo, todo con la intención de crear espacios totalmente diseñados por ellos, donde ningún detalle era pasado por alto. 

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes