Versión web

Estilo de Vida

Estas son las mejores obras surrealistas y sus autores

Conoce a los personajes que plasmaron sus sueños a través de este movimiento artístico.

El movimiento Surrealista comenzó en París en 1924 con la publicación del "Manifiesto Surrealista" de André Breton, quien exigía un arte que indagara en lo más profundo del ser humano.

Para los surrealistas la obra nace como una forma de expresión del subconsciente y el mundo de los sueños y para ello el uso de formas abstractas y figurativas simbólicas es constante.

Conoce las obras más famosas de sus representantes y adentrate a un mundo onírico. 

(Leer más: Las obras más polémicas del mundo del arte)

Estas son las mejores pinturas surrealistas y sus autores

La persistencia de la memoria, Salvador Dalí (1931)

A diferencia de lo que muchos piensan, este mítico cuadro es de apenas 23cm x 33cm, sin embargo no deja sorprender a aquellos que lo visitan en el MoMA de Nueva York.

El cuadro muestra un simple paisaje marino en el que se puede ver una extraña criatura durmiendo o inerte sobre la arena, y unos relojes que se derriten sobre ella.

Según el propio Salvador Dalí, se inspiró en los quesos camembert de la región francesa de Normandía y en la teoría de la relatividad de Einstein. Enamorado de la ciencia, Dalí siguió el trabajo del científico e hizo de los relojes un símbolo inconsciente de la relatividad del espacio y el tiempo.

(Leer más: 3 famosas obras de arte que fueron robadas)

Estas son las mejores obras surrealistas y sus autores

Remedios Varo, Creación de las aves (1957) 

Admirada por propio André Breton, la obra de Varo destaca por un discurso que traslada a los mundos fantásticos llenos de misticismo.

Su técnica se encarga de representar cada detalle de los elementos de su pintura, ejemplo de esto es la metáfora que se presenta en este lienzo, donde un ser extraño utiliza la ciencia, la magia y la naturaleza para ir creando distintas aves. 

(Leer más: 10 obras de arte que tienes que ver al menos una vez en tu vida)

Estas son las mejores obras surrealistas y sus autores

El Carnaval del Arlequín, Joan Miró (1924)

En 1924, Miró vivía en extrema pobreza cuando gracias a esta obra arrasó en la exposición colectiva de la Peinture surréaliste de París de ese año. En aquel óleo se puede ver un universo infantil poblado por diversos seres y objetos llenos de espontaneidad y juguetes que parecen moverse con ritmo. Una obra que mezcla los sueño, delirios y recuerdos de la infancia del artista.

(Leer más: Descubre los talleres y estudios de los mejores pintores del siglo XX)

Estas son las mejores obras surrealistas y sus autores

Guernica, Pablo Picasso (1937)

Hecha por uno de los artistas más famosos de la historia, esta obra presenta una denuncia de la época. 

Cuando los nazis invadieron París, a menudo Picasso era visitado por soldados para ver si éste delataba a algún artista judío; él sólo sonreía y les entregaba una postal con la reproducción de la Guernica. En una ocasión, uno de los soldados tomó la tarjeta y le preguntó ¿Ha hecho usted esto, Monsieur Picasso…?. No —respondió Picasso— lo han hecho ustedes…

En 1937, la fuerza aérea de Alemania bombardeó durante horas la Guernica, arrasando con la ciudad y dejando solo escombros. Después de esto Picasso sintió la necesidad de documentar el hecho; el resultado fue un lienzo de 8x4 metros en el que se pueden ver los desastres que dejó la guerra. 

(Leer más: Pablo Picasso, 5 cosas que no sabías sobre el famoso artista)

Estas son las mejores obras surrealistas y sus autores

Los amantes, René Magritte (1928)

Sin explicación alguna del artista, esta obra muestra a dos personas sin identidad que se besan tras dos velos húmedos. ¿Qué significa? ¿Un amor secreto? ¿un amor desconocido? Existen muchas interpretaciones en torno a Los amantes y sin embargo, aquellos que la miran sienten la misma sensación de asfixia. Quizá uno de los síntomas más comunes del “amor”.

Uno de los rasgos recurrentes en la obra de René Magritte son los rostros tapados, con la intención de dejar al espectador en la eterna curiosidad por no poder nunca revelar lo oculto. En los amantes, los velos húmedos aluden al suicidio de su madre, ahogada en un río y encontrada con la ropa húmeda tapándole en rostro. 

(Leer más: Conoce el museo virtual de Vermeer)

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.