Versión web

Estilo de Vida

3 famosas obras de arte que fueron robadas

Estás son las pinturas más valiosas que han sido sustraídas de sus museos.

 Ya sea por su valor económico, por su valor artístico o por el misticismo que las rodea, estás obras de arte han cauitvado a más de uno hasta llegar al punto de ser robadas. Conóce cuales fueron los robos más impactantes del mundo de arte aquí...

La Mona Lisa, Leonardo da Vinci

Probablemente se trate del robo más beneficioso de la historia, ya que gracias a esto La Gioconda (nombre original) solidificó su estatus como la obra más famosa del mundo después de recibir gran atención de los medios internacionales durante el tiempo que estuvo perdida.

El hurto ocurrió un día lunes 21 de agosto de 1911, mientras el museo estaba cerrado. El responsable, Vincenzo Peruggia, logró entrar de forma sencilla al museo de Louvre y salir con la pintura de Da Vinci bajo la ropa. Vestido con un blusón de trabajo color blanco como el que usaba el personal de mantenimiento, Peruggia descolgó el cuadro con calma y separó la tabla de su marco, para después abandonarlo y salir del museo con el cuadro bajo el traje. 

5 famosas obras de arte que fueron robadas

La ausencia de La Mona Lisa se hizo notar un par de horas después y las autoridades fueron informadas; el museo cerró sus puertas durante una semana para continuar con la investigación pero la obra no fue encontrada hasta años después. Durante su ausencia, el Museo de Louvre batió récord de visitantes y miles de personas admiraron el hueco de pared donde estaba el retrato de Lisa Gherardin. 

La pintura fue recuperada dos años después, cuando Peruggia intentó vender el cuadro original al director de la Galleria degli UffiziAlfredo Geri, quien lo denunció.

5 famosas obras de arte que fueron robadas

(Leer más: Cinco objetos para conocer a Leonardo da Vinci)

El concierto, Johannes Vermeer

Han pasado casi tres décadas del mayor robo de arte de la historia de Estados Unidos: El Concierto, pintura del artista barroco Johannes Vermeer que realizó a mediados de la década de 1660.

Fue un 18 de marzo de 1990, unos minutos antes de la una de la tarde, cuando dos hombres se acercaron al mostrador central del central del Museo de Isabella Gardner en Boston, haciéndose pasar por agentes de policías que habían sido avisados de un altercado en el museo. Una vez dentro esposaron a dos empleados y sin violencia los llevaron al sótano, al parecer ninguno de los dos portaba un arma de fuego. Cuidando no dejar evidencia alguna, se llevaron las cintas de vigilancia y huyeron en un coche que jamás fue identificado.

5 famosas obras de arte que fueron robadas

En total fueron 13 obras de arte las que desaparecieron aquella tarde y El Concierto, valorado en más de 200 millones de dólares fue una de ellas, fue una de ellas. Además, se sustrajeron piezas como Tormenta en el mar de Galilea de Rembrandt y varios bocetos de de Degas

Tras años de indagaciones por parte de FBI, el paradero de las obras es desconocido y ni la recompensa permanente de cinco millones de dólares para aquel que aporte información, ha sido suficiente para encontrarlas. 

(Leer más: Conoce el museo virtual de Vermeer)

El grito, Edvard Munch

En apenas 50 segundos y con una escalera de madera como la herramienta del crimen, El Grito de Edvard Munch fue robada en febrero de 1994 por un ladrón que trepó hasta la sala Munch de la Galería Nacional de Oslo, entrando por una ventana y cortando el cable que sujetaba la pintura.

En menos de un minuto, el criminal bajó por las escaleras con la célebre obra del pintor expresionista y huyó con un cómplice.

3 famosas obras de arte que fueron robadas

Era la mañana de un sábado y ningún policía custodiaba el edificio. Media hora después del robo dos policías que pasaban por el lugar encontraron la escalera apoyada sobre la fachada y la ventana abierta, al darse cuenta de lo que había pasado, pidieron refuerzos pero los ladrones ya se habían marchado y lo único que se encontró fue una nota que decía: «Muchas gracias por la mala vigilancia».

El cuadro fue recuperado tres meses después en un hotel al sur de Oslo. el responsable, Pal Enger, había planeado el robo por cuatro años motivado por el reto de hacerlo y después escondió la pintura en los tableros de la mesa del comedor en la que su madre y tíos tomaban café todos los días. 

(Leer más: 10 obras de arte que tienes que ver al menos una vez en tu vida)