Versión web

Estilo de Vida

Museos que pueden disfrutar chicos y grandes

Desde hace tiempo los recintos pensados para el arte también han estado dirigidos a los pequeños. Aquí algunos de los más sorprendentes.

Desde hace ya tiempo que los museos dejaron de ser un espacio restrictivo para los menores. Ahora son los pequeños quienes se han apropiado de recintos dedicados especialmente a ellos y que han reformulado las reglas de los museos tal cual los conocíamos.

((Leer más: Los 6 mejores destinos para viajar con niños.))

Desde el primer museo para niños en el mundo, hasta un lugar mágico dedicado a la animación japonesa, te presentamos los recintos culturales y artísticos orientados a los niños, y que te harán desear volver a tu infancia. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
A post shared by Luis (@luisgarcia_rdz) on

Papalote Museo del Niño

Con la frase “Toca, Juega y aprende” este museo marcó un parteaguas en los recintos dedicados a los niños. Su apertura, en 1993, trajo consigo el rompimiento de los estándares que alejaban a los pequeños de ser participes de un aprendizaje en un museo a partir de la interacción.

Desarrollado por Ricardo Legorreta, el edificio es ahora uno de los más representativos de la ciudad y ha sido sometido a renovaciones. Su interior alberga contenidos vinculados al arte, la ciencia y la tecnología, los cuales pueden ser 100% vivenciales. Atracciones como la cama de clavos, las burbujas gigantes y su megapantalla han atraído a cerca de 20 millones de vivistantes desde su apertura. El atractivo para los adultos ha sido tal que el museo alberga noches dedicadas a este sector.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
A post shared by LEGO House (@legohouse) on

Lego Brick House Dinamarca

Localizado en Billund, Dinamarca, este museo está dedicado a la historia de los famosos bloques de construcción que comenzó originalmente como una empresa familiar dedicada a los juguetes de madera.

El recinto es una obra de la arquitectura (rubricada por el danés Bjarke Ingels) y la ingeniería, disciplinas que se fusionaron para dar vida a una casa que simula un gigantesco bloque LEGO en cuyo interior prácticamente cualquiera se convierte en un niño nuevamente al interactuar y conocer de cerca los secretos de los bloques y curiosidades como los procesos de ingeniería de alta precisión detrás de cada uno y que ningún humano los toca durante su proceso de producción. Una galería de esculturas gigantes armadas con los bricks (una con 6 millones de bloques), la historia de la compañía y hasta un restaurante forman parte de la experiencia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
A post shared by VPN. (@valisstellar) on

Museo Ghibli Japón

Ubicado en Mitaka, en la periferia de Tokio, este museo es literalmente un lugar mágico que para conocerlo se requiere ir de primera mano, pues las fotografías y la toma de video están prohibidas. Se ha convertido en una de las joyas turísticas que deleitan a los fanáticos (adultos y niños) de la animación de los estudios Ghibli, donde se han gestado obras fílmicas como “Mi vecino Totoro” y la ganadora del Oscar “El viaje de chihiro”.

La arquitectura recrea con fidelidad la estética de las películas de este estudio japonés y su interior es un acervo del proceso con el que se crea cada filme: modelos en 3d pinturas y bocetos originales y hasta reproducciones monumentales de algunos de sus personajes son algunas de las joyas que guarda. La sala donde se encuentra el Gatobus de Totoro es de las más asediadas por los niños y está reservada exclusivamente a ellos. ¿La única recomendación para disfrutar del lugar? Perderse en el interior y recorrerlo sin guía alguna.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Brooklyn Children’s Museum

Abierto en 1899, es el primer museo para niños del mundo. Fue desarrollado por el fallecido Hugh Hardy y en 2008 fue renovado por Rafael Viñoly. Al año tiene una afluencia de 300,000 asistentes quienes disfrutan de su oferta de arte, música y disciplinas escénica. Su exhibición permanente incluye un espacio sensorial, un laboratorio de color y una versión miniatura (completamente interactiva) que reproduce la vida comunitaria de Brooklyn.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Dick Bruna Haus

Ubicado en la ciudad de Utrecht, donde se localiza una de las mas prestigiosas escuelas de arte de Holanda, este museo resume la vida y obra de Dick Bruna, un ilustrador originario de esta localidad famoso por su personaje Miffy.

En su interior se recorre la historia de este creativo reconocido por sus personajes minimalistas cuyo nivel de abstracción las ha convertido en referentes globales. Bocetos, dibujos originales y hasta figuras de cerámica forman parte del acervo de 7,000 piezas del museo. De particular interés para los niños, resulta la reproducción escala de la casa del popular conejo blanco que se ha convertido en embajador de la ONU y que ha estelarizado libros traducidos a más de 30 idiomas.

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes.