Versión web

Estilo de Vida

El Escudo, realismo mágico para el paladar en Cali

Una experiencia gastronómica para conocer las raíces de la cocina tradicional Colombiana.

Más que un restaurante es un testamento. El escudo en Cali, Colombia, se ha convertido en un destino gastronómico primordial para aquellos que busquen conectarse con las raíces de la región.

A cargo de la chef Maria Claudia Zarama, apasionada por conservar la memoria de su país, este restaurante nace de la inspiración de la cocina ancestral y la cultura colombiana. El proyecto como ahora se conoce comenzó hace 15 años en el barrio de El Peñón, una localidad famosa por su oferta artística y gastronómica, aunque su concepción viene de tiempo atrás, en una casa en el ingenio azucarero de Manuelita. Hoy en día, el sabor se resguarda entre prismas de colores, mesas acogedoras y paredes impregnadas de olor a romero y cidrón.

(Leer más: El mítico restaurante de la Torre Eiffel se renueva y reabre sus puertas)

El Escudo, realismo mágico para el paladar

El menú de El Escudo, parte de la investigación constante que Maria Claudia ha hecho sobre la historia de Colombia, desde su conquista, la fusión de razas y melcochas de su selva tropical, sus océanos y paisajes, y cómo esto se relaciona con las formas de consumo del país. 

(Leer más: Un restaurante japonés de filosofía healthy en Valencia)

El Escudo, realismo mágico para el paladar

Su inspiración principal: El Gran Cauca, una localidad ubicada entre la región del Pacífico colombiano y de la Amazonia colombiana entre las fronteras con Ecuador, Perú, Brasil y Panamá. A través de los ingredientes, rituales y ollas del Cauca, El Escudo ofrece cocina de autor, el la que destacan platillos como las arepitas de maíz añejo al carbón rellenas de lomo, cebollas, brotes de cilantro y ají; el Mero Fresco a la plancha con caramelo de soya servido sobre rissotto de queso azul y tomates asados; el Lomito en costra de chicharrón con flor de sal sobre jugo de sobrebarriga y arroz; Lomo de res en reducción de café orgánico y limoncillo con envuelto de maíz blanco, y más. Y para cerrar, Pie invertido de maíz, lulo y naranjo agrio; o Cheesecake de madurito con chocolate 60% cacao Colombiano, son las opciones imperdibles para el postre. 

(Leer más: Burleigh Pavilion,Vibras costeras en un destino culinario en Australia)

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

(Leer más: Villa Azur, un espacio para la alta cocina en Polanco)