Versión web

Especiales

Arquitectura Residencial

Finalistas Iconos del Diseño 2019.

Casa Naila por Alfonso Quiñones / BAAQ’ Arquitectura (Puerto Escondido, Oaxaca) 

Fue justamente tras vivir cuatro años en Puerto Escondido, que el arquitecto Alfonso Quiñones decidió construir una casa familiar en El Puertecito, ubicada a unos 20 kilómetros de esta playa. 

Los requisitos eran simples y, a la vez, desafiantes: lograr una relación con el paisaje, que la vivienda fuera lo más pequeña posible y, por lo tanto, lo más eficiente en cuanto a los espacios, de manera que el exterior pudiera aprovecharse completamente, y que el interior, de 240 metros cuadrados, fuera capaz de alojar cómodamente no sólo a los seis integrantes de la familia sino a nueve huéspedes más.

Para ello, el primer esquema consistió en buscar un patio interno en forma de cruz, que articulara los cuatro volúmenes que configuran el proyecto, siempre tomando en cuenta la eficiencia espacial y la búsqueda de las vistas que ofrece la punta en la que se sitúa el terreno.
 

Arquitectura Residencial

Casa Izar por Taller ADG (Valle de Bravo)

Casas gemelas de 1,105 m² cada una, en un entorno de bosque. Materiales, acabados y diseño funcional logran armonía con la naturaleza. Las casas tienen un área privada de 600m² en módulos inferiores y un área de convivencia de 400m².

La construcción sobre una pendiente escalonada resulta óptima para tener vista al lago en los pisos superiores. La piel de las casas es de tejas de madera con tratamiento especial, quedando así integradas al paisaje.

Casa Izar se distingue por lograr una eficiencia energética, gracias al aprovechamiento de luz natural y la captación de lluvia. Estas casas conforman un corredor biológico donde se fortalece la diversidad de especies y la salud ambiental.

Arquitectura Residencial

Tlalpuente por PPAA (Ciudad de México)

Tlalpuente explora la relación de la casa con el ambiente natural que la rodea. La casa posee una vista de 360º. El concepto arquitectónico tomó como base la idea de un plan abierto sobre un sótano encima del terreno natural. Esto se tradujo en la intersección de formas geométricas básicas y una intersección estructural, la cual define los distintos espacios de la casa.

Esta cuadrícula dio como resultado tres vacíos principales; cada uno con un propósito particular, ya sea para complementar el espacio interior, las vistas o terrazas. La estructura establece un diálogo con el entorno natural de la casa.

Arquitectura Residencial

¡Suscríbete a nuestro newsletter! Recibe en tu correo las últimas noticias de diseño, arquitectura, arte, cultura y viajes